Tip albañiles. Técnicas de colocación de cerámica

Home/Trabajos de albañilería/Tip albañiles. Técnicas de colocación de cerámica

colocar ceramica

Aunque la colocación de cerámica o colocación de azulejos parece sencilla y con una única técnica, existen diferentes formas de realizar este trabajo de albañilería.

Según la técnica elegida puede variar el presupuesto de nuestra reforma, el tiempo de ejecución y, como no, la calidad de la misma. Hoy nuestros albañiles nos explican cuáles son esas diferentes técnicas de colocación de cerámica.

Técnica de capa delgada

Esta técnica requiere que el soporte sea plano, puesto que los desniveles no se pueden equilibrar oprimiendo las baldosas en el mortero con más o menos fuerza o con el grosor de su capa, algo que sí se puede hacer en la técnica de capa gruesa. Se puede utilizar el pegamento de dispersión, en polvo o de dos componentes. Se aplican con un peine dentado o una paleta dentada.

El pegamento o el mortero adhesivo listo para uso inmediato o la superficie de un metro a medio metro cuadrado y se distribuye de manera uniforme con el peine. La cantidad de pegamento por metro cuadrado depende de la dentadura y del ángulo con el que se usa el peine al aplicarlo. Le aconsejamos separar la cantidad prevista por el fabricante para un metro cuadrado y distribuirlo de modo regular en una superficie de ese tamaño.

A continuación, las baldosas se aprietan en la capa fresca de pegamento con un movimiento giratorio y se alienan. Los pegamentos buenos impiden que la baldosa se deslice. Use espaciadores cruciformes para obtener unas juntas regulares.

Técnica de capa media

Se usa en la colocación resistente al frío de baldosas en exteriores. Para ello, se aplica mortero adhesivo en el suelo y se distribuye con el peine, igual que en la técnica anterior. Utilice morteros adhesivos especiales y una herramienta con la dentadura más gruesa.

Hay que aplicar también una capa de mortero de un centímetro en el dorso de la baldosa, lo que garantiza la adhesión de toda su superficie en el suelo y evita la formación de espacios huecos, en los que se podría acumular el agua.

Esta técnica de capa media requiere una esmerada impermeabilización del soporte, la cual se suele obtener aplicando un líquido impermeabilizante que forma, después del secado, una capa elástica y estanca el agua.

La superficie ha de estar levemente inclinada para eliminar el agua de lluvia. El soporte ya debería estar inclinado de un uno a un dos por ciento. Tenga en cuenta que mientras los balcones suelen estar inclinados en sentido longitudinal, las terrazas suelen tener una inclinación hacia el centro, donde se encuentra un desagüe.

Técnica de capa gruesa

Es el método clásico de colocación. Su ventaja es que permite equilibrar desniveles del soporte, que debe ser incapaz de absorber. Los soportes absorbentes se humedecen con agua o se cubren con una camisa de mortero de cemento relativamente líquido. Las baldosas se mojan un poco con agua limpia y luego, con la paleta se les aplica en el dorso una capa de mortero de 2,5 cm. Los cantos de achaflanan alrededor de la baldosa con la paleta. Así se forma el espacio de desplazamiento necesario para la colocación y la alineación de cada una. Se aprieta contra la pared con el mango del martillo.

Espera un día para que el mortero de seque por completo. Después puedes empezar a rellenar las junturas de la forma habitual. Para el embaldosado de suelos, se procede del mismo modo.

 
Recuerde que para cualquier trabajo de albañilería o reformas en Madrid, puedes encontrarnos en el 916 508 873 las 24 horas los 365 días.

2017-08-28T20:29:57+00:00 By |Trabajos de albañilería|
Llamar